lunes, septiembre 11, 2006

 

A partir de cero



And we are here as on a darkling plain/Swept with confused alarms of struggle and flight, Where ignorant armies clash by night.


Llega el anniversario de 9/11 y las revistas están pidiendo las fotos que tomé en ese día extraordinario. De todas las consecuencias de ese apocalipsis, ¿cuál es la mas importante? ¿La guerra en Afganistán, la invasión de Irak? ¿La pérdida de libertad y el ambiente de paranoia producido por las medidas de seguridad, o el vilipendiar del mundo árabe? ¿La muerte de inocentes en esos países y ahora en el Líbano y en Gaza? Recojo la cajita en la cual guardo mis fotos, imagenes del clamor y incendio, del humo y de la ceguera, y me pongo a revisarlas. Estas fotos me salieron caro, me cobraron con mi salud.

Tomaba el café que me suele despertar de mañana cuando escuché las noticias: un avion chocó con una de las Torres Gemelas. Otro avion chocó. Estoy manejando como un loco en la carretera Henry Hudson, hasta la calle 42 que la policia ha cerrado con barricadas, y dejo el carro ahí mismo, corriendo con rumbo a las torres mientras la gente huye en dirección contraria. Paso el día atrapado en un círculo vicioso: infiltro en la zona hasta que la policia y los bomberos, enfurecidos por desesperación y rencor, me boten mientras me dan patadas y bofetadas. Al anochecer, escondido en una ambulancia, entro una vez más en las ruinas. El espectáculo que se me presenta me recuerda de las imágenes de la segunda guerra mundial, y la desolación es aún más terrible que esta pasmosa caída. La nada era absoluta y aplastante.

Hay una clínica establecida por el hospital Mt Sinai que trata las enfermedades causadas por el humo venenoso que sofocaba a la gente en “ground zero,” la zona cero. Después de padecer de bronquitis cronica y una pulmonía que me tumbó, voy en busca de su ayuda. Me dan muchos examenes, rayos-X, pruebas de respiración y un análisis de sangre. Me dicen que mis pulmones tienen cicatrices y están hinchados. Me dan Advair. También me dan un examen psicológico. “¿duerme bien?” “¿come bien?” “¿se siente preocupado?” “¿nervioso?” --Oiga, doctor, no necesito psicología. No tengo la mente torcida de ninguna manera. En ese momento de aniquilación y pérdida de tantas vidas, me quedé firme porque al sacar las fotos también saqué provecho del momento para rescatar al sentido del caos. La vida continua. Nació mi hija Emily Anacaona en aquel entonces.

Ante la espantosa negación total de este acto, me pregunto ¿que fue lo que pasó? ¿Que significa este golpe tan enorme en su odio y tan mezquino en su falta de comprensión? ¿Como se puede entender algo que sucede fuera de la norma, fuera del sentimiento, y fuera del sentido? Mi memoria circula por la sucia oscuridad de esta noche y la única cosa que se me plasma es un gesto a la vez humilde, humano, y sumamente significativo: cuando apareció el primer afiche en ese muro que luego fue nombrado “The Wall of Prayer,” noticia de un ser amado, con letras sencillas y lastimosas: Desaparecido . . . Perdido . . . Busco . . . ¿Has visto a fulano? Hablan de los vivientes, no de los muertos. La esperanza era un golpe tan fuerte como la destrución. En ese momento volvieron el sentido y el cariño y los enlaces multitudinarios que confirman el valor de cada individuo. Mas vale el individuo que la nación, mas vale fulano a mi lado que un concepto ideológico, tal como el "occidente" o la "democracia," que no se percibe por los sentidos. Y no es que crea en el individualismo; al contrario, es que un individuo es algo pequeño, falible, real, conocido. Las naciones y sus lemas como “war against terrorism” me parecen una abstracción inhumana. No tiene sangre, no es mortal. El reto o digo la consecuencia mas importante de este día es recuperar los enlaces frágiles y humanos que componen la civilización. Las guerras en el extranjero, las oraciones inspiradoras, la lucha de naciones no cuentan para nada en comparación con la lucha de esas familias cuyos amados se han arrancado de su abrazo vital.

Comments:
Espero que algun dia, no hay mas 9/11s por mi hija Shirin y tuya Emily.

Aqui tenemos las letras y los sonidos que forman las cantas de la trovador Victor Jara -- 1973/9/11.

http://www.nuevacancion.net/victor/mp3.html
 
esperemos que sí.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?